Historia

HISTORIA DE LA FEDERACIÓN MÉDICA DE LA CAPITAL FEDERAL

Fundada el 9 de julio de 1932

Una de las causas que explica el surgimiento de un nuevo papel del médico es el nuevo rol del Estado que a partir de la década de 1930 aumentó su injerencia en los problemas relacionados con la salud pública y la socialización de la práctica médica. Además, el ejercicio profesional sufrió grandes transformaciones: el mercado de trabajo se tornó insatisfactorio, escasamente retribuido, mercantilizado por el aumento de médicos, de las grandes empresas e innovaciones diagnósticas y terapéuticas. Esto mermó las posibilidades de pago directo. Con el alejamiento de los pacientes de los consultorios privados creció el mutualismo, la asistencia pública y el sistema de previsión social.

Esta situación precipitó el surgimiento de las primeras instituciones representativas de los médicos, de las cuales algunas perduran hasta hoy. En junio de 1923, comenzaron a crearse los círculos médicos (netamente gremiales). El primero fue el de Barracas (luego Círculo Médico del Sud). Hacia 1932 ya eran siete y el 9 de julio de 1932 formaron el Colegio de Médicos de la Capital Federal. En octubre de 1932, se realizaron elecciones en esa institución con la participación de seis listas. El 16 de octubre de 1933 el colegio obtuvo su personería jurídica.

Esta entidad puede considerarse el antecedente directo de la actual Federación Médica de la Capital Federal, ya que fue la primera entidad de la ciudad que agrupó a varias entidades médicas. En junio de 1936 modificó su organización y se convirtió en el Colegio de Médicos Regional Capital.

Durante los primeros años de la década del cuarenta, el movimiento médico gremial tuvo un proceso de renovación: se organizó la Federación Médica de la República Argentina, hoy COMRA, además se conformaron las federaciones médicas de Córdoba y la de la Provincia de Buenos Aires (Femeba). Por su parte en octubre de 1939, se anunciaba en la prensa la posible unión de los distintos gremios médicos de la Capital Federal en una institución que uniría al Colegio de Médicos Regional Capital, a la Asociación de Médicos Municipales (AMM) y a la Asociación de Médicos de Beneficencia. Finalmente, fueron el colegio y la AMM quienes comenzaron a trabajar en un proyecto.

Paralelamente, el presidente de la Comisión de Higiene del Concejo Deliberante de la Municipalidad, Adolfo Rubinstein, invitó a los presidentes de la AMM y del Colegio de Médicos, doctores Mariano Barilari y Victorio Monteverde respectivamente, para intercambiar impresiones con la finalidad de constituir un órgano federativo que agrupara a los médicos.

Cada entidad tendría representatividad proporcional a su número de afiliados.

La idea prosperó y antes de seguir avanzando tanto el colegio como la AMM debieron modificar sus estatutos. Se redactó el proyecto de estatuto de la futura federación, que entre otras cosas establecía que sus objetivos serían:
“defender los intereses morales y materiales de los médicos, fomentar el espíritu de solidaridad gremial, aunar los esfuerzos de las instituciones, participar en el estudio de los problemas de la medicina social, representar a sus afiliados ante la Federación Médica de la República Argentina, y tener entendimiento en todas las cuestiones que no fuesen particulares y trascendiesen la esfera propia de las instituciones que la componían”, en el artículo 5 se destacaba que la federación iba a ser prescindente de toda tendencia política y religiosa. El gobierno sería ejercido por la Junta Ejecutiva, el Consejo Federal y los congresos de representantes.

Este proyecto fue redactado por una comisión de enlace integrada por representantes de la AMM y el Colegio de Médicos de la Capital Federal. En agosto de 1941, se constituyó el Consejo Federal con la asistencia de 78 delegados sobre un total de 94, y se eligieron los integrantes de la Junta ejecutiva. Se procedió a distribuir los cargos de la Junta Ejecutiva de la Federación Médica de la Capital Federal:
Presidente: Dr. Raúl Marquet
Vicepresidente: Dr. Julio E. Lugones
Secretario general: Dr. Alfredo Castoldi
Secretario de Propaganda: Dr. Ido Celeri
Secretario de Actas: Dr. Carlos Lamberti.
Secretario Gremial: Dr. José D. Romero
Secretario de Publicidad: Dr. Osvaldo D. Dodero
Secretario de Finanzas: Dr. Julio L. Peluffo
Secretario de Estadísticas: Dr. Juan A. Pérez del Cerro.

El 9 de septiembre de 1942, por decreto N° 119777 conforme al nuevo estatuto, cambió su razón social a Federación Médica Gremial de la Capital Federal. El 7 de febrero de 1947 se otorgó la inscripción gremial N°243. El desarrollo gremial se fortaleció, y después de 1955 Femeca logró la adhesión de una gran cantidad de instituciones. El 18 de febrero de 1977 obtuvo la Personería Gremial N° 1398.

La huelga de 1958

En julio de 1958, a raíz de que las autoridades de la Unión Tranviarios Automotor resolvieron dejar cesante al director de su Mutualidad y con él a setenta profesionales más, las organizaciones gremiales médicas de todo el país, agrupadas en la Confederación Médica de la República Argentina, decidieron convocar a un paro nacional por tiempo indeterminado. Luego de algunas idas y vueltas entre el gremio médico, la Federación Médica de la Capital Federal, presidida en ese momento por el Dr. Manuel Álvarez, fue la entidad que llevó adelante el movimiento médico gremial más importante de la historia Argentina.

La huelga se extendió por setenta y nueve días y se transformó en el conflicto más extenso y generalizado del gremialismo médico. Muchos sindicatos médicos de la Capital Federal decidieron realizar un paro el 2 de julio. Dada la intervención del presidente Arturo Frondizi momentáneamente se suspendió la medida; pero al poco tiempo el conflicto recrudeció y después de muchas tentativas de solución, no se llegó a resultados concretos y en una reunión realizada en el aula magna de la Facultad de Medicina de la UBA, se decidió la ampliación de la huelga a todo el país a partir del 1 de agosto. Poco a poco se fue logrando la adhesión de todos los sectores, incluidos el privado y el académico. Finalmente y luego de numerosas gestiones y actos realizados por los médicos, el 12 de septiembre la UTA accedió a reincorporar a los cesantes, solucionándose el conflicto gracias a la intervención de las 62 Organizaciones.

Como resultado de la lucha, además de que Femeca consiguió que se diera respuesta a todos sus reclamos, se logró la promulgación de la Ley de Estabilidad (despido sin sumario previo) y la Ley 14778/58 (única incompatibilidad aceptada, la horaria).

Esta huelga fue clave para afianzar lo que sostenían las entidades gremiales médicas acerca de la importancia de la agremiación como arma fundamental para defender las condiciones de trabajo del médico y su ética profesional.

Logros gremiales

En 1979, Femeca creó su propio sistema de cobertura médico-asistencial:
Femedica, una entidad solidaria y sin fines de lucro que tiene como objeto brindar protección médica de máxima calidad a la comunidad dedicada a la salud.

A mediados de 2001, se fundó la obra social de los médicos Osmédica que fue un logro transcendente para el conjunto de los médicos y profesionales del arte de curar. Se trata de una entidad de la seguridad social creada y administrada por médicos. Es una obra social de carácter sindical organizada por Femeca, inscripta en la Superintendencia de Servicio de Salud en el Registro Nacional de Obras Sociales con el número 1-2690- 8.

Entre otros, la federación ha firmado importantes convenios de trabajo con Geriátricos (CCT 325 de 2000), con las Cámaras y Asociaciones Psiquiátricas (CCT 323 de 2000), Hospitales de Colectividad (CCT 552 de 2008), la Cámara de Empresas de Emergencias de la Capital Federal (CCT 559 de 2009) y con OSPLAD (CCT 1456E de 2014).

En la actualidad la lleva adelante, junto a su tarea gremial, acciones culturales, deportivas, educativas dirigidas a la comunidad médica. Desde hace años organiza la tradicional cena del Día del Médico, encuentro clave del sector salud.

Durante su trayectoria, su propuesta ha sido siempre defender la dignidad del médico y profesionales de la salud, luchar por los derechos laborales de los colegas, y de ese mismo modo garantizar el derecho a la salud de toda la población.

Fuentes: actas y estatuto de la Federación Médica Gremial de la Capital Federal, libro “Historia de la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires” y artículos de diarios de las diferentes épocas.